Típico tío fracasado

josue alcántara moreno

En adelante, TTF.

Es probable que te hayas sorprendido al ver a un tío calvo, de mucho polo en pecho, más blanco que la nieve, con una barriga que no tiene nada que envidiar a la de Chicote con una tía buena, en adelante TB, al lado.

A mí el físico siempre me ha acompañado, y si me pongo un traje aún más. No es broma, ni que me lo tenga creído.

Es así.

No hay fiesta o boda que no me le acerque una chica y me diga algo así como “me encanta tu look” o “eres el chico más guapo de la discoteca”.Y yo sé se lo agradezco con un simple gracias.

Nunca supe convertir esas conversaciones en potenciales clientes y aún así me casé.

Siempre comportándome como un TTF con su sudadera gris, sentado en el ordenador, intentando ganar dinero por Internet, aplicando lo aprendido en la carrera de Ingeniería Informática y con más de cinco años de experiencia trabajando en startups como programador.

Era un auténtico TTF de los negocios, intentando crear mi propia TB, mi negocio.

Hasta que descubrí las ventas, el copy y la persuasión.

Descubrí los secretos del Chicote regordete para ligarse a la TB.

Descubrí la seducción con las palabras, sobre todo escritas.

Descubrí que para que tu potencial cliente te compre primero tienes que tocarle el corazón.

Que para tocarle el corazón, tienes que conocer sus fantasías más profundas, lo que le hace llorar, reír, gritar, soñar.

Usar todo eso para encontrar las palabras que lo emocionen, se te pegue y te pague y  acabes haciendo el amor con tu producto sin ser infiel a tu pareja.

Eso es lo que te enseño aquí si te suscribes ahora mismo.